La guarida del nagual

Crónicas del fin del mundo



Uncategorized

Hello world!

Welcome to WordPress. This is your first post. Edit or delete it, then start writing!

Publicado el nagual
Uncategorized

Almuerzo (en Mexico City, Mexico)

Publicado el nagual
Uncategorized

Madero, vacía. (en Mexico City, Mexico)

Publicado el nagual
Uncategorized

Las deudas del Pacto por México

En diciembre de 2012, líderes de los partidos políticos más importantes de México acordaron el “Pacto por México” en el castillo de Chapultepec en la Ciudad de México. Fue anunciado como una nueva ruta para México y su economía, y…

Publicado el nagual
Uncategorized

Del tigre suelto al encuentro con el diablo

Del tigre suelto al encuentro con el diablo En las últimas horas para que concluya el tsunami informativo y propagandístico para despachar en Los Pinos y en 3 399 puestos de elección popular más, ahora parcialmente sustituido por el futbolístico mundialista,…

Publicado el nagual
Uncategorized

Trump: loco o simplemente fascista La política inmigratoria de Donald Trump es cruel, inhumana, un horror. Las críticas internas y externas le han hecho retroceder en su política de separación de miles de niños y niñas de sus padres, en un…

Publicado el nagual
Uncategorized

La izquierda puede triunfar de nuevo En la era neoliberal la derecha no dispone de políticas que puedan captar la simpatía y el apoyo de grandes sectores del pueblo.

Publicado el nagual

El hombre que fue madre

Thomas Beatie se convirtió en una celebridad pasajera en Estados Unidos cuando en 2008 dio a luz a su primer hijo en Oregón con 34 años. Había nacido en 1974 en Honolulu (Hawái) con el nombre de Tracy LaGondino, pero…

Publicado el nagual
Uncategorized

La poderosa maquinaria priista La todavía muy poderosa maquinaria del Revolucionario Institucional recibe los últimos ajustes para ser puesta en funcionamiento con 665 mil 410 operadores y representantes.

Publicado el nagual
Uncategorized

La confusión de fútbol con el tenis A ver: declaro públicamente mi desprecio por los adultos que confunden al fútbol con el tenis. Y a los que juegan a la más vil de las prácticas sociales: la del chivo expiatorio.

Publicado el nagual